El Club de Baby fútbol, Exploradores Artigas O´Higgins, fundado el 19 de junio de 1962, en la zona del Buceo, cuenta con personería jurídica desde 1991.Compite con 8 categorías de niños, que van desde los 5 hasta los 12 años. Con un promedio de 12 niños por categoría.

Pertenecemos a la Liga Palermo de Baby Fútbol, integrada por 25 instituciones más, que junto a nosotros, agrupan a 2.500 niños que de Febrero a Diciembre realizan unos 2.800 partidos, congregando a más de 12.000 personas cada fin de semana.

En un increíble esfuerzo de autogestión, con el aporte de los propios padres que trabajamos honorariamente para que nuestros chicos encuentren en el baby fútbol una forma de desarrollar un deporte, a la vez que intentamos generarle el mejor ámbito para su desarrollo social y cultural.

Si bien los protagonistas, son los niños, el baby fútbol es el ámbito de encuentro por excelencia de toda la familia, en donde padres, orientadores, dirigentes y niños articulan sus respectivos roles en una ejemplar experiencia de participación comunitaria.

Objetivos:

Solo ganas de divertirse y pasar un rato "jugando a la pelota".

De esta forma, se trata de que cada niño, comparta con sus pares, juegos y actividades técnicas relacionadas con el fútbol.

Participar de esta experiencia que para los niños resulta enriquecedora como medio de compartir actividades recreativas con otros niños y niñas.

Se lo que ustedes quieren. Cada uno me lo demuestra en todo momento y en todas partes; y en honor a ese cariño que me brindan y que yo también siento hacia ustedes, quiero que me den la posibilidad de ser libre, de crecer de la manera mas pura, mas simple y desatada de obligaciones que pueda.
Déjenme jugar con la alegría que represento. Déjenme ser un niño, que a mi me gusta serlo.
No quieran que logre cosas que tal vez sean importantes, pero para otro momento y que buscarlas ahora representa perder otras que para mi hoy son mas importantes… Déjenme vivir la edad que tengo. Pues solo pasa una vez por mi vida.
No planifiques tanto con mi vida, ni con mi persona. No se desesperen por mis derrotas y menos aun no se sientan derrotados. Pues el dolor que me produce perder termina un instante después y ya no me acuerdo y enseguida vuelvo a sentir la alegría por jugar y ser un niño.
No busquen triunfos a través mio. No pretendan hacerme como fueron o no pudieron ser. No malogren mi  tiempo. SOY UN NIÑO Y QUIERO SERLO.
A Ustedes padres, elijan un lugar donde mandarme. Si es posible que me guste y tenga alguien que me eduque para llegar a ser un día un buen jugador, pero hoy quiero hacer lo que siento, lo que me gusta.   No quieran que sea un chico grande, confórmense con que sea un gran chico .
Se lo que sufren al costado de la cancha cuando juego. No me gusta que sea así, pues en ese momento soy feliz; estoy jugando. Y desde adentro pareciera que ustedes, los de afuera compitieran por nosotros. Que tuvieran celos, que sufrieran por el triunfo que no llega o la jugada esperada que no puedo brindarles.
Pero si me dieran tiempo y entendieran que eso ahora tiene que ser así. Que en el deporte como en  la vida, todo tiene su tiempo, seguramente un día podría dárselos.
Por favor… déjenme jugar sin presiones, sin retos, sin tantas correcciones, sin verlos preocupados discutiendo y hasta peleando por mi .
Por favor… dejen que juegue solo. Déjenme que me divierta, DEJEN QUE SEA FELIZ.

SOY UN NIÑO, NO LO OLVIDEN,
SOY UN NIÑO… Y SOLO UNA VEZ EN LA VIDA

Está destinado a toda la Familia Deportiva, tanto el Niño, Joven, Técnicos y Padres, deben tener conocimientos idóneos en la materia para favorecer el desarrollo a la aptitud al Deporte.
El deporte es parte del proyecto de vida. Es un afinamiento en el desarrollo de las potencialidades personales del niño y el joven en el tránsito de individuo a persona y de la aptitud social que como persona desarrolla, crece y vive en la sociedad. Edifica al ser humano. A través del deporte se satisface las variadas necesidades humanas, ayuda a conseguir el equilibrio vital y su relación con los demás, por que el deporte es integrativo y coexistencial. Su fin es contribuir al proyecto de vida, enriquecer las dimensiones humanas y fortalecer los valores morales, éticos y sociales, bases de la vida.